100% Palomino

125 Amontillado Solera del Castillo

El suave clima que posee durante todo el año El Puerto de Santa María ejerce una influencia crucial en el desarrollo este vino. Envejecido en la bodega del Castillo de San Marcos, donde las condiciones de humedad y temperatura maximizan la crianza oxidativa. Las 20 botas de la solera invertida del Amontillado del Castillo han estado 4 años bajo crianza biológica y 25 años de crianza oxidativa, de los cuales 17 han sido de crianza estática.

Intenso y poderoso, extremadamente complejo y lleno de matices. Notas de barniz, lacas y maderas nobles se entrelazan con aromas de barquillo, frutas deshidratadas y especias dulces. En boca es muy afilado, seco, muy salino, yodado y punzante. Con un final ahumado y tostado, con notas de orejones y turrón.

ALCOHOL

21.5 %

VEJEZ MEDIA

29 Años

PERFIL

Seco

Poderoso, indomable y de infinitos matices. Un vino que solo El Puerto de Santa María podría ofrecer.